Inicio DESTACADAS 7 consejos para proteger a tus mascotas de la canícula

7 consejos para proteger a tus mascotas de la canícula

127

A continuación te daremos algunos consejos para proteger a tu mascota de la canícula.

1. Mantén a tu mascota en un lugar fresco

Para evitar que las mascotas sufran un golpe de calor, como respiración acelerada o incluso vómitos, hay que evitar que pasen la mayor parte del tiempo en áreas donde el sol llegue directamente, y mantenerlos en lugares frescos.

2. El agua de sus recipientes debe mantenerse fresca y limpia

Su recipiente debe estar abastecido con agua fresca y limpia, aunque no se la beba por completo. Cambia su agua todos los días para que no se estanque y evitar que bacterias puedan enfermarlos.

Por ningún motivo debes dejar a tu perro o gato encerrado en un auto con las ventanas cerradas, ya que comenzará a deshidratarse y sofocarse de inmediato, con consecuencias que pueden ser mortales.

4. Cuida sus patas

Evita los paseos en las horas donde la superficie por la que camine (asfalto, cemento, piedras, arena) se encuentre muy caliente, incluso puedes mantener a tu mascota en el interior de tu hogar, si es más fresco que el exterior.

Elige bien la hora en la que desees sacar a tu mascota, ya sea por la mañana o después de ponerse el sol.

5. Báñalo con agua fresca

No olvides bañar a tu mascota con agua fresca, eso les ayuda a mitigar el calor y se pueden secar más rápido, evitando que conserven humedad y puedan contraer alguna enfermedad en la piel.

6. No cortes todo su pelaje

Uno de los errores principales que cometen las personas a la hora de comenzar el canícula es cortar completamente el pelaje de sus mascotas pensando que de esa manera estarán mucho más frescas.

Al contrario, se pueden ocasionar daños, ya que les protege su delicada piel de los rayos ultravioleta.

7. Vigila su comportamiento

Vigila constantemente el comportamiento de tus mascotas y el aspecto físico, ya que algunos síntomas como respiración ronca, encías rojas y brillantes, jadeos y salivación constantes, piel más caliente de lo normal, mareos y tropiezos son síntomas que indican un posible golpe de calor.

Si detectas alguno de estos síntomas, llévalo al veterinario para obtener un diagnóstico profesional y evitarás a que sufra un padecimiento grave.