Inicio ESPECTÁCULOS La acusación que llevó a Armando Vega Gil al suicidio

La acusación que llevó a Armando Vega Gil al suicidio

69

CIUDAD DE MÉXICO.- La publicación que terminó con la vida del también escritor fue publicada en la red social el domingo 31 de marzo a las 13:00 horas con 50 minutos por una persona anónima que indicó que cuando tenía 13 años el compositor la había acosado.
En la publicación anónima se indicó que la mujer era en su adolescencia fan de la agrupación fundada en la década de los 80, misma que conoció en un evento del museo del Chopo. “Él (Armando Vega Gil) fue súper amable y me pasó su msn con la excusa de rolarme material ‘inédito’ de Botellita o algo así”, aseguró.
La acusadora indicó que el músico se aprovechó de su “ingenuidad” y la engatuzó con su sabiduría y sus triunfos, además de sus halagos. “Un día, me invitó a su casa. Yo hasta ese momento no había identificado las alarmas, no esperaba que esa persona que yo admiraba tanto tuviera malas intenciones”, agregó.
Aseguró que en esa visita estuvo junto a compañeras y pasaron un buen momento la primera vez que fueron pues el músico les enseñó libros e incluso a la joven le prestó su bajo. “Estando con él, sentí que me veía raro y eso me hacía sentir incómoda; no le di importancia porque yo no tenía las herramientas para entender que esas miradas lascivas tenían una carga sexual”.
Aseguró que Vega Gil le escribió con más frecuencia y que ella y sus amigas eran súper divertidas y lo llenaban de alegría y juventud.
“No recuerdo cuanto tiempo pasó entre la primera y la segunda visita, pero para ese entonces el señor había empezado a hacer comentarios de mi físico, me decía que era muy bonita y que cualquiera desearía estar conmigo”, se indica en la denuncia de MeTooMúsicosMexicanos.
La mujer aseguró que junto a sus amigas llevó una cámara en su segunda visita a la casa del músico, quien sacó luces y una cámara profesionales para darles “tips”. Entonces él les empezó a tomar retratos, aunque ellas se sintieron incómodas “porque nos pedía que nos acomodáramos y todo”.
“No volví a escribirle pero me mandaba mensajes cada que me conectaba a msn, me decía que no podía dejar de ver las fotografías, que por favor regresara a su casa pero esta vez sola y que él quería enseñarme a besar”, aseguró.
La denunciante mencionó que cada vez le decía cosas más asquerosas y explícitamente sexuales hasta que le dio miedo, lo bloqueó y cambió de número. “Apuntó que años después se lo llegó a encontrar en conciertos y en diferentes lugares y él la saludaba como si nada.
Indicó que nunca se lo contó a nadie mayor porque se sentía culpable, “pensaba que eso me pasaba por andarle hablando a un viejo que me llevaba 36 años”.
“Si hubiera tenido un gramo más de inocencia y hubiera ido a su casa sola, estoy segura de que ese viejo hubiera abusado de mí. Y no, NO ME LO BUSQUÉ”, se exclamó en la denuncia anónima que finalizó recordando que Vega Gil escribía libros para niños “y son historias que si conoces el lado perverso del autor resultan muy siniestras”.