Inicio INTERNACIONAL EU no está satisfecho con estrategia migratoria de México

EU no está satisfecho con estrategia migratoria de México

48
MURO
MURO

WASHINGTON, EU., septiembre 6 (EL UNIVERSAL).- Estados Unidos todavía no está satisfecho de la reducción de la cifra de detenciones de migrantes en su frontera sur gracias a los esfuerzos y acciones desplegadas por el gobierno mexicano, y presionará para que México endurezca sus políticas y controles para que los números caigan hasta “mínimos históricos”.


Los datos presentados la mañana del viernes por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, mostraron que desde mayo, la reducción de aprehensiones en la frontera fue del 56%, algo que para el canciller es prueba fehaciente de que la estrategia mexicana “ha sido exitosa”.


Sin embargo, Estados Unidos no comparte esta aproximación. Según The Washington Post, la administración Trump no está satisfecha con los resultados, y es más que probable que el gobierno estadounidense presione a la delegación mexicana para que endurezca sus políticas y reduzca los cruces de migrantes a niveles mínimos históricos.
“Nos preocupa que México se esté durmiendo en los laureles y no se posicione para reducir los números a niveles aceptables […] Sabemos que pueden hacer más y es lo que EU espera”, comentó al The Washington Post un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional.


Estados Unidos reconoce el esfuerzo del gobierno mexicano, que se vio obligado a aplicar medidas extraordinarias de control migratorio para evitar una imposición unilateral de aranceles a todos los productos que exportará a la Unión Americana.


Desde el pasado mes de junio, México está aplicando medidas de control migratorio extraordinarias, que incluyen el despliegue de la Guardia Nacional, una militarización de las fronteras norte y sur del país que debe ayudar a la reducción del flujo migratorio que consigue cruzar a territorio de Estados Unidos.
En el pacto también se acordó la ampliación del programa conocido como “Remain in Mexico”, fórmula que permite a los EU expulsar a México a los migrantes para que esperen en territorio mexicano la fecha de sus audiencias en las cortes migratorias estadounidenses.
Ambos gobiernos se dieron de plazo 90 días para evaluar la aplicación de las medidas, plazo que expiró esta semana. De ahí la reunión programada para el próximo martes en Washington, que estará encabezada por el canciller Ebrard.