Inicio INTERNACIONAL Hermanastro de Kim Jong-un, espía de la CIA

Hermanastro de Kim Jong-un, espía de la CIA

69

WASHINGTON, EU.- Kim Jong-nam, el hermanastro del líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, asesinado hace algo más de dos años, era un informante de la CIA, según The Wall Street Journal. “Había un nexo (entre la agencia de espías y él)”, confesó una persona que se mantuvo en el anonimato. Hace unos días, el británico The Times también informaba de esa conexión, citando un libro que está por publicarse, escrito por la corresponsal del The Washington Post en Pequín, Anna Fifield.
A pesar del parentesco, todo indica que su exilio por muchos años hacía que no tuviera demasiado poder en Pyongyang y, por tanto, no aportara mucha información sobre lo que sucedía al interior del régimen norcoreano.
Kim Jong-nam era el hijo mayor de Kim Jong Il, el anterior dictador norcoreano. A pesar de que tendría que ser su sucesor y heredero, cayó en desgracia en 2001, cuando se descubrió que quiso visitar Disneyland Tokio con un pasaporte falso, para vergüenza de su padre y todo el régimen.
Se exilió dos años después y se convirtió en crítico del régimen, lo que llamó la atención de la agencia de inteligencia de Estados Unidos, que siempre busca entre desertores sus primeros contactos para obtener información de países y gobiernos rivales y opacos.
Su nombre no volvió a aparecer en público hasta que fue asesinado en febrero de 2017 en el aeropuerto de Kuala Lumpur, en Malasia, por el agente nervioso VX, rociado en su cara por dos mujeres, una indonesia y otra vietnamita. Las dos mujeres se encuentran actualmente en libertad.
Seúl y Washington culparon al líder norcoreano del suceso; Pyongyang siempre negó su participación, asegurando que la muerte se produjo por un ataque al corazón y no por envenenamiento.
Según el Wall Street Journal, en el viaje a Malasia tenía sus planes de reunirse con su contacto en la CIA. La reunión se mantuvo en secreto hasta tres meses después, cuando un rotativo japonés publicó que se había reunido con un ciudadano coreanoestadounidense que las autoridades malayas creyeron que era un espía de Estados Unidos.
Según Fifield, el hermanastro fue asesinado por la amenaza que suponía para el actual líder de deponerlo del poder y reemplazarlo al frente del país, aupado por EU.
“Kim Jong-nam se convirtió en informante de la CIA, una agencia con historial de intentar destronar dictadores que no le gustan”, escribe Fifield, según extractos obtenidos por el neozelandés Sunday Star Times y citando “alguien con conocimiento de la inteligencia”.
Sin embargo, la información del Wall Street Journal asegura que esa opción fue descartada por EU al ser una figura “inadecuada” para el puesto de líder del hermético país asiático.
El hermanastro, además, se dedicaba a lavar dinero a través de casinos -residía en Macao, lugar conocido por sus casas de juego y apuestas- y sus asociaciones con gángsters.
Su relación con los EU no sería la única, y es bastante probable que también estuviera en contacto con agencias de inteligencia de otros países, especialmente de China.