Inicio INTERNACIONAL Trump enfurece y declara guerra a demócratas

Trump enfurece y declara guerra a demócratas

40

WASHINGTON, EU.- Un enojo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo volar por los aires no sólo un posible acuerdo bipartidista sobre infraestructura, de unos 2 mil millones de dólares, sino también la esperanza de cualquier diálogo con los opositores demócratas para avanzar en la política legislativa del país, dejando un Congreso de por sí ineficiente en algo prácticamente inútil en su cometido de redactar y aprobar leyes.
El mandatario, siempre temperamental y molesto como nunca por las investigaciones contra él que hay en la Cámara de Representantes, condicionó cualquier tipo de pacto legislativo a que cesen unas pesquisas que, por otra parte, él mismo está obstruyendo y hace que aumenten las peticiones de juicio político para destituirlo.
Trump no puede quitarse de encima la sombra de la persecución, ya sean los intentos de conseguir sus declaraciones de impuestos o indagar si cometió obstrucción de justicia como insinuó el reporte sobre la trama rusa. La negativa de colaborar en esas investigaciones, lideradas por los demócratas, llevó a la líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, a acusarlo de “encubrir” pruebas que puedan llevarlo al impeachment.
Esa acusación fue la gota que derramó el vaso de Trump y decidió romper la baraja por completo. En una reunión programada desde hace tiempo con los demócratas en el Despacho Oval, el presidente entró enfurecido y se fue a los cinco minutos sin decir adiós, directo a hablar con la prensa y dejó por los suelos cualquier previsión de trabajo bipartidista en el futuro.
Trump usó la Rosaleda de la Casa Blanca, lugar de grandes eventos y de discursos con otros líderes, para hacer el anuncio. “No se puede hacer nada bajo estas circunstancias. Desháganse de estas investigaciones falsas”, ordenó el mandatario. “Cuando acaben, estoy preparado para actuar en infraestructura, para bajar los precios de los medicamentos (…) Mientras tanto, estamos haciendo un trabajo tremendo por nuestra cuenta”, añadió.
La decisión no sólo afectará a la infraestructura, también golpeará a la presión de la Casa Blanca para que los demócratas acepten el T-MEC, así como las negociaciones para aumentar el techo de deuda o la aprobación de presupuestos. El espectáculo fue inaudito, una pataleta presidencial que dejó a todos sin palabras.
“Fue muy extraño”, definió Pelosi. “Ver lo que pasó ahí dentro los dejaría con la boca abierta”, dijo Chuck Schumer, convencido de que la decisión de Trump “no fue un movimiento espontáneo”, sino algo “planeado”.
Horas antes, Pelosi había liderado una reunión de urgencia de los congresistas demócratas para calmar los ánimos en unos legisladores entre los que cada vez hay más adeptos a la opción del impeachment. Frustrados por los obstáculos que la Casa Blanca está poniendo a las investigaciones en el Congreso contra el presidente, algunos demócratas ven en el juicio político la única salida.
Pelosi sigue negándose a ir por ese camino y está urgiendo a sus colegas a ir “paso a paso”; sin embargo, cada vez deja la puerta más abierta a llegar a ese punto definitivo. “A simple vista, el presidente está obstruyendo la justicia e involucrándose en un encubrimiento; podría ser un delito [a considerar] para el impeachment”, declaró en un evento en Washington.
En los últimos días, Pelosi ha endurecido su postura, cada vez más cercana al juicio político; no obstante, todavía mantiene una cierta distancia, lo que evidencia el cálculo político y electoral. La duda ahora es hasta cuándo estará dispuesta a aguantar, ante la presión creciente de su grupo.
La Casa Blanca, por su parte, se burló de cualquier intento de proceso para destituir al presidente. “No tiene base alguna, es absurdo y tampoco tiene el apoyo en el país”, aseguró la portavoz presidencial, Sarah Sanders. Según la más reciente encuesta de NPR, la radio pública de EU, sólo 39% de los estadounidenses piden el impeachment; sin embargo, siete de cada 10 demócratas creen que debería iniciar el proceso.