NACIONAL Cecilia Vázquez 11/11/2019 (Comments off) (238)

Un “vocho” oxidado, la estrella de la subasta de bienes del narco

Un "vocho" oxidado, la estrella de la subasta de bienes del narco

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 11 (EL UNIVERSAL).- Aún más que las propiedades del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, la “estrella” de la quinta subasta del Instituto de Administración de Bienes y Activos (antes SAE) fue un automóvil Volkswaggen, de los conocidos como “bochos”, que se vendió en 6 veces su valor inicial. El artículo con mayor sobreprecio en toda la subasta.

Te puede interesar 👉 Asegura Durazo que ya hay detenidos por caso LeBarón


En el catálogo del IABA se le mostró en su estado actual: rines, defensa y motor oxidado, llantas ponchadas, pintura quemada por el sol, sin espejos laterales. De su último dueño, sólo quedó un rosario colgando del retrovisor.


Aún así, la puja fue intensa por el “vocho” azul modelo 1995 dos puertas, con placas de circulación PHE5158 particulares del estado de Michoacán. El automóvil descontinuado se ofertó a un precio inicial de 2 mil 799 pesos y se vendió en 20 mil.


“Los ‘vochitos’ usualmente han tenido muy buena aceptación entre el público. Un ‘vochito’ que empezó en dos mil 900 pesos, se vendió en 20 mil pesos, el sobreprecio ahí lo pueden ver, fue del 615 por ciento, de hecho fue el bien que, si lo quieren ver, el que mayor sobreprecio obtuvo”, dijo el titular del instituto, Ricardo Rodríguez Vargas. El gobierno federal recaudó 16.2 millones de pesos de los 42.5 que había contemplado inicialmente como producto de la quinta subasta con sentido social del Instituto de Administración de Bienes y Activos (antes SAE).

Te puede interesar 👉 Solo 25% de trabajadores con Afore alcanzará una pensión: Consar


Entre los artículos ofertados estaban seis casas de El Chapo, de las que sólo se lograron vender tres. Por la venta de estos inmuebles se reunieron 4 millones 359 mil 550 pesos. Las tres casas se encuentran ubicadas en Culiacán, Sinaloa, e incluyeron menaje de casa.


No interesó, por ejemplo, la casa de Griselda López, madre de Ovidio Guzmán, hijo del capo y a quien en octubre pasado elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Guardia Nacional capturaron y después liberaron ante las amenazas de ataques a la población civil por parte de la delincuencia organizada.

Publicaciones Relacionadas